1ª etapa

Distancia: 13 km.

Bodega visitada: Eguren Ugarte

La primera etapa de El Cavino de Santiago transcurre por una tierra de tradición e historia, testimonio de pasado y presente en la Ruta Jacobea y la viticultura española. Comenzamos esta jornada riojana en pleno centro de Logroño, y salimos de la capital pasando bajo La Puerta del Camino, dejando a nuestra espalda la belleza de su casco antiguo, de sus Iglesias de Santa María del Palacio o de Santiago el Real, y (quizá) acusando la dureza de un recorrido, igualmente mítico, para aquellos que decidieron recorrer la noche previa la senda de los elefantes (calle Laurel)...

Camino de Navarrete buscamos el mar de viñas que baña esta etapa, previo paso por el Parque de la Grajera, al que llegamos tras un agradable paseo arbolado de cipreses que por momentos recuerda imágenes propias de la película Gladiator. Rodeamos el embalse del mismo nombre, caminando sin prisas, disfrutando de la etapa y de su hermoso paisaje.

Tras una corta pero exigente súbida, alcanzamos el Alto, desde donde gozamos de una visión privilegiada. Atrás la ciudad de Logroño, y delante todo aquello que nos recuerda que caminamos por una de las zonas más conocidas y reconocidas del mundo en lo que se refiere al vino.

A partir de aquí, descenso hacia Navarrete, separados de la autovía por una valla metálica que los peregrinos han ido adornando durante años con infinidad de cruces de madera. Una vez en la entrada del pueblo, nos encontramos con las ruinas del hospital de San Juan de Acre, cuya portada y ventanales fueron trasladados al cementerio del pueblo, desde donde precisamente se despide al peregrino que continua el camino hacia Nájera.

Nosotros, nos quedamos aquí, para disfrutar del almuerzo y la visita a la bodega con Denominación de Origen Rioja.

El Camino saliendo de Logroño, Rioja.
El Cavino por Rioja.
Viñas al paso del Camino de Santiago
Navarrete en el Camino de Santiago